Fotografias

Elección de Bush


Ataque terrorista contra Estados Unidos
Ataque terrorista contra Estados Unidos

Iniciada la carrera electoral a la presidencia, el vicepresidente de Clinton, Al Gore, se convirtió virtualmente en el candidato demócrata en marzo de 2000, al tiempo que el candidato republicano, George W. Bush (hijo del ex presidente), obtenía prácticamente la representación de su partido. El 7 de noviembre de 2000 se celebraron elecciones legislativas y presidenciales. El resultado de estas últimas se retrasó notablemente debido al complejo proceso al que derivó el escrutinio de los votos de Florida. Finalmente, el 12 de diciembre, tras haber sido necesaria la intervención de las más altas instancias judiciales (estatales y federales), el Tribunal Supremo decidió suspender el recuento manual de las papeletas del citado estado. El candidato demócrata reconoció un día después su derrota (aunque recibió más votos, el 48,3%, frente al 48,1% de su rival) y el 18 de diciembre de 2000 Bush se convirtió en presidente electo tras ser designado como tal por el Colegio Electoral (para el que, en cambio, había logrado 271 compromisarios, por 267 de Gore). El 20 de enero de 2001 George W. Bush tomó posesión del cargo y sucedió a Clinton en la Casa Blanca. Por lo que respecta a las legislativas, de los 435 escaños de la Cámara de Representantes, 221 fueron para los republicanos, 212 para los demócratas y 2 para candidatos independientes; la nueva composición de la cámara alta, 50 senadores demócratas y otros tantos republicanos, fue un fiel reflejo de la igualdad que arrojaron dichas elecciones.

Los atentados del 11 de septiembre en Nueva York


El 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos vivió una de las situaciones de mayor gravedad desde la II Guerra Mundial. Aquel día, dos aviones comerciales, previamente secuestrados por terroristas, alteraron su rumbo para provocar su colisión, en sendos actos suicidas, contra las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York.

Poco tiempo después de producirse los impactos, ambos edificios se derrumbaron, lo que motivó un elevadísimo número de víctimas. De forma simultánea, en una acción idéntica, otro aparato se estrellaba contra el Pentágono. Tras estos hechos, Bush, respaldado por el Congreso, anunció el irrenunciable compromiso que su gestión adquiría desde ese momento para luchar contra el terrorismo a escala mundial. Sus pasos se encaminaron a la gestación de una gran coalición internacional que respaldara tal voluntad y legitimara acciones bélicas en cualquier espacio geográfico.

Éstas se prepararon en torno a la denominada Operación Libertad Duradera, y su primer objetivo era que el régimen talibán afgano entregara al saudí Osama bin Laden, líder de la organización terrorista Al-Qaeda contra el que existían pruebas que le incriminaban como responsable de los atentados y que estaba refugiado en aquel país. El 7 de octubre de 2001, una vez consolidada la antedicha coalición internacional, realizado el necesario despliegue militar, y agotado sin éxito el plazo concedido a Kabul para entregar a Bin Laden, fuerzas estadounidenses y británicas iniciaron la ofensiva militar en Afganistán. Dos meses después, el régimen talibán sucumbió.

En este contexto, Bush anunció el 13 de diciembre de 2001 el abandono por parte de Estados Unidos del Tratado de Misiles Antibalísticos, firmado en 1972 con la Unión Soviética (véase Conversaciones para la Limitación de Armas Estratégicas, SALT). Tal hecho estaba en íntima relación con la aplicación de su nuevo programa de defensa nacional, basada en el desarrollo de un escudo antimisiles.

Tras las elecciones legislativas del 5 de noviembre de 2002, la Cámara de Representantes y el Senado quedaron dominados por el Partido Republicano. Los analistas consideraron que estos resultados eran muy significativos, en tanto que implicaban el apoyo de la ciudadanía a la política de Bush, la cual veía garantizada, además, el respaldo de ambas cámaras en el futuro.

La guerra contra Irak


En 2002, la administración Bush incluyó a Irak entre los objetivos de su guerra contra el terrorismo, afirmando que el régimen iraquí de Saddam Husayn podía estar apoyando a organizaciones de este tipo y que todavía disponía de un importante arsenal de armas de destrucción masiva (que le habían sido prohibidas en virtud de la resolución 687 de la ONU, emitida en 1991). Estados Unidos presionó a la ONU para que obligara a Irak a permitir que los inspectores de esta última reanudaran sus actividades (en 1998, tras anunciar Irak que no prolongaría su colaboración, habían abandonado el país). En octubre de 2002, el Congreso estadounidense autorizó al presidente a utilizar la fuerza si Irak seguía sin colaborar con la ONU. Al mes siguiente, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una nueva resolución (la 1.441) que disponía el inmediato retorno a Irak de su equipo de inspectores y advertía de las “graves consecuencias” que implicaría la no-verificación del desarme. Irak accedió a cumplirla y los inspectores reiniciaron su actividad. A comienzos de 2003, Estados Unidos y Reino Unido denunciaron que Irak no estaba cooperando de forma satisfactoria y solicitaron a la ONU que autorizara el uso de la fuerza.

El presidente George W. Bush
W. Bush

Diversos países, entre ellos Francia, Alemania, Rusia y China, se opusieron con firmeza a una posible acción militar y se mostraron partidarios de prolongar las inspecciones. Tras varias semanas de tensas negociaciones y disputas diplomáticas, Estados Unidos decidió prescindir de la aprobación de la ONU y optó por iniciar una ofensiva militar junto a otros países que defendían esta opción. Así, en marzo de 2003, una coalición de fuerzas dirigida por Estados Unidos comenzó la invasión de Irak. Mediado el mes siguiente, Bagdad había caído y el régimen de Husayn se había desmoronado. Husayn permaneció oculto hasta diciembre de 2003, cuando fue capturado; en cambio, la coalición no pudo demostrar la existencia de armas de destrucción masiva en territorio iraquí.

El segundo mandato de Bush a la Presidencia de los Estados Unidos


En las elecciones presidenciales del 2 de noviembre de 2004, Bush se adjudicó la victoria en 31 estados y se garantizó 286 votos en el Colegio Electoral, lo que le permitiría ser reelegido. Recabó el 51% de los sufragios y se convirtió en el candidato con mayor número de votos populares en la historia de Estados Unidos. Por su parte, el aspirante demócrata, John Kerry, ganó en 19 estados y en el Distrito de Columbia y obtendría 252 votos electorales. En los comicios legislativos que tuvieron lugar ese mismo día, para la renovación total de la Cámara de Representantes y parcial del Senado, la victoria fue igualmente para el Partido Republicano, que se aseguró la mayoría absoluta en ambas cámaras. El 20 de enero de 2005, Bush juró de nuevo el cargo de presidente e inició su segundo mandato como tal. En agosto de 2005, Estados Unidos vivió una de las mayores catástrofes naturales de su historia como consecuencia del paso del huracán Katrina por el territorio del país situado en la costa del golfo de México. Sus devastadores efectos se dejaron sentir, especialmente, en los estados de Alabama, Mississippi y Luisiana. El progresivo desgaste político de Bush y de la Administración republicana dejó sentir sus efectos en las elecciones legislativas del 7 de noviembre de 2006, tras las cuales los demócratas pasaron a dominar las dos cámaras legislativas.

Pero fue a finales del verano de 2008, pocos meses antes de las elecciones presidenciales, cuando sobrevino el momento más difícil de la legislatura de Bush, al producirse una crisis financiera de proporciones no conocidas desde la crisis de 1929. Originada en Estados Unidos debido a los excesos y falta de controles en la concesión de créditos y el mercado de capitales, produjo la caída en cascada de diversas instituciones financieras, dentro y fuera del país. Los primeros días de octubre de 2008 fueron testigo de caídas fortísimas en todas las Bolsas mundiales y anuncios de una recesión generalizada. Los Gobiernos de las grandes potencias mundiales se unieron para ordenar grandes planes públicos de salvamento de bancos e instituciones de crédito, inyectando cantidades desconocidas hasta la fecha, además de generalizarse las declaraciones estatales de garantía de los depósitos bancarios para evitar retiradas masivas de fondos y situaciones de pánico colectivo. "Estados Unidos" © Escrito por Emmanuel BUCHOT y Encarta

Fotos de los países europeos para visitar

Imágenes de Turquía

Turquía

Fotos Informaciones

Fotos de la República Checa

República Checa

Fotos Informaciones

imágenes de Hungría

Hungría

Fotos Informaciones

Fotos España

Fotos España

Fotos Informaciones

Fotos de Croacia

Fotos de Croacia

Fotos Informaciones

Fotos de Alemania

Alemania

Fotos Informaciones

Fotos de Portugal

Portugal

Fotos Informaciones

Imagenes de Grecia

Imagenes de Grecia

Fotos Informaciones

Fotos de Inglaterra

Inglaterra

Fotos Informaciones

imágenes de Holanda

imágenes Holanda

Fotos Informaciones

Imágenes de Dinamarca

Dinamarca

Fotos Informaciones

Fotos de países de Asia para visitar

Imaganes India

Imagenes India

Fotos Informaciones India

Imagenes Vietnam

Imagenes Vietnam

Fotos Informaciones Vietnam

Imagenes China

Imagenes China

Fotos Informaciones China

Fotos de Hong Kong

Fotos Hong Kong

Fotos Informaciones Hong Kong

Imágenes de Corea del Sur

Corea del Sur

Fotos Informaciones Corea

Imágenes de Camboya

Imágenes Camboya

Fotos Informaciones Camboya

Imágenes de Japón

Imágenes de Japón

Fotos Informaciones Japon

Imágenes de Tailandia

Imágenes Tailandia

Fotos Informaciones Tailandia

Imágenes de Taiwán

Imágenes de Taiwán

Fotos Informaciones Taiwan

Información sitio web