Fotografias

Origines de Dinamarca


Cristian IV de Dinamarca
Cristian IV de Dinamarca. Encarta

El conocimiento de la antigüedad danesa se deduce en gran medida a partir de las investigaciones arqueológicas. Algunos historiadores creen que los habitantes daneses de la parte meridional de la península escandinava emigraron a la península de Jutlandia y a las islas adyacentes del mar Báltico en los siglos V y VI. La evidencia de grandes estructuras públicas del siglo VIII —como un canal, un gran puente y rampas a través del istmo de Jutlandia, hoy llamado el Danevirke— atestigua la presencia de una autoridad central bastante fuerte en la península en vísperas de la era vikinga. Desde su primer ataque a las islas Británicas, hacia el 780, los daneses fueron los dominadores de la parte de Inglaterra que llegó a conocerse como Danelaw, territorio de jurisdicción danesa. Bajo el rey Harald Dienteazul en el siglo X, la consolidación política se incrementó y Dinamarca fue cristianizada. El hijo de Harald, Sven I Barba de Horquilla, conquistó toda Inglaterra en 1013-1014. El hijo de Sven I, Canuto I el Grande, gobernó Inglaterra (1016-1035), Dinamarca (1018-1035) y Noruega (1028-1035).

A finales del siglo XII y comienzos del XIII, los daneses se expandieron al este. Conquistaron gran parte de la costa sur del mar Báltico y establecieron un poderoso y próspero reino. En esta era de expansión, el feudalismo en Dinamarca alcanzó su apogeo. El reino llegó a ser más rico y poderoso que nunca, aunque la mayor parte del campesinado vio sus derechos reducidos. El progreso económico lo marcaron principalmente el desarrollo de la industria de la pesca del arenque y la cría de ganado. Este progreso fue la base para el incremento de los comerciantes y artesanos.

La disensión creciente entre la corona danesa y la nobleza llevó a una contienda en la cual esta última, en 1282, obligó al rey Erik el Bizco a firmar una carta, a veces referida como la Carta Magna Danesa. Por los términos de esta carta, el poder real se subordinaba a la Danehof (asamblea de los señores), creada como parte integral de las instituciones administrativas.

Al declive del poder danés después de la muerte de Cristóbal II en 1332, siguió el reinado de Valdemar IV (1340-1375), que se caracterizó por el restablecimiento de Dinamarca como dominadora del Báltico; sin embargo, la Hansa Teutónica, liga de comerciantes y ciudades alemanas, controló el comercio en la zona.

Olaf II


En 1380 Dinamarca y Noruega se unieron bajo Olaf II, nieto de Valdemar IV, y con Noruega se incorporaron Islandia y las islas Feroe. Tras la muerte de Olaf en 1387, su madre, Margarita I, que había actuado hasta entonces como regente, pasó a ejercer como reina. En 1389 obtuvo la corona de Suecia y se esforzó por unir los tres reinos, que culminó con éxito en 1397 con la formación de la Unión de Kalmar. Dinamarca se convirtió en la potencia dominante, pero la aristocracia sueca luchó ininterrumpidamente por la autonomía de Suecia dentro de la Unión. La Unión de Kalmar duró hasta 1523, cuando Suecia obtuvo su independencia en una revuelta contra Cristián II. Los suecos estuvieron dirigidos por Gustavo Vasa, que fue elegido rey de Suecia con el nombre de Gustavo I ese mismo año.

El siglo 16


En 1523 Cristián II fue expulsado del trono danés. A continuación siguió un periodo de disturbios cuando Lübeck, la ciudad hanseática más fuerte, interfirió en la política danesa. Con ayuda del rey de Suecia, la intromisión de Lübeck vio su fin y Cristián III consolidó su poder como rey de Dinamarca. Durante su reinado (1534-1559), la Reforma triunfó en Dinamarca y la Iglesia luterana se estableció como la confesión oficial del Estado. A su vez, los reyes daneses empezaron a tratar a Noruega como una provincia más que como un reino separado. La rivalidad comercial y política con Suecia por el dominio del mar Báltico tuvo como resultado el enfrentamiento bélico de ambos Estados en la Guerra Nórdica de los Siete Años (1563-1570) y en la guerra de Kalmar (1611-1613). La intervención en la segunda década del siglo XVII de Cristián IV en la contienda religiosa en Alemania en nombre de la causa protestante llevó a la participación danesa en la guerra de los Treinta Años. La rivalidad continuada con Suecia por la primacía en el norte condujo a las guerras de 1643-1645 y 1657-1660, en las que Dinamarca sufrió una severa derrota, por lo que perdió varias de sus islas del Báltico y todos sus territorios en la península escandinava, excepto Noruega. © "Dinamarca" Escrito por Emmanuel BUCHOT y Encarta

Fotos de los países europeos para visitar

Imágenes de Turquía

Turquía

Fotos Informaciones

Fotos de la República Checa

República Checa

Fotos Informaciones

imágenes de Hungría

Hungría

Fotos Informaciones

Fotos España

Fotos España

Fotos Informaciones

Fotos de Croacia

Fotos de Croacia

Fotos Informaciones

Fotos de Alemania

Alemania

Fotos Informaciones

Fotos de Portugal

Portugal

Fotos Informaciones

Imagenes de Grecia

Imagenes de Grecia

Fotos Informaciones

Fotos de Inglaterra

Inglaterra

Fotos Informaciones

imágenes de Holanda

imágenes Holanda

Fotos Informaciones

Imágenes de Dinamarca

Dinamarca

Fotos Informaciones

Fotos de países de Asia para visitar

Imaganes India

Imagenes India

Fotos Informaciones India

Imagenes Vietnam

Imagenes Vietnam

Fotos Informaciones Vietnam

Imagenes China

Imagenes China

Fotos Informaciones China

Fotos de Hong Kong

Fotos Hong Kong

Fotos Informaciones Hong Kong

Imágenes de Corea del Sur

Corea del Sur

Fotos Informaciones Corea

Imágenes de Camboya

Imágenes Camboya

Fotos Informaciones Camboya

Imágenes de Japón

Imágenes de Japón

Fotos Informaciones Japon

Imágenes de Tailandia

Imágenes Tailandia

Fotos Informaciones Tailandia

Imágenes de Taiwán

Imágenes de Taiwán

Fotos Informaciones Taiwan

Información sitio web