Fotografias

Influencia de las montañas en formación desértica


Desierto sonora
Desierto sonora. Encarta

Las alineaciones montañosas influyen en el desarrollo de los desiertos por la creación de sombras pluviométricas. Cuando los vientos cargados de humedad pasan por encima de las laderas de barlovento se enfrían y pierden su humedad en forma de lluvia y nieve; por otro lado, el aire más cálido desciende por las laderas de sotavento evaporando la humedad del suelo. La Gran Cuenca, un desierto de Norteamérica, es resultado de la sombra pluviométrica que produce sierra Nevada.

Otras áreas desérticas en el interior de algunos continentes se formaron porque los vientos predominantes, influidos por lejanas masas de agua, ya habían perdido la mayor parte de su humedad cuando llegaron a dichas regiones. Este es el caso de desiertos como el de Gobi y el de Takla Makan, en Eurasia.

El paisaje desértico es adusto, modelado por el viento y, paradójicamente, por el agua. Cuando ésta llega al desierto, el suelo, desprotegido de vegetación, se erosiona fácilmente. Los cañones se forman por donde el agua desciende de las colinas. Desde los angulosos y erosionados picos que forman las rocas más resistentes, los conos de deyección aluviales depositan grandes cantidades de materiales no consolidados como arenas, gravas y cantos angulosos en su base (denominados bajadas). Estas laderas se nivelan para formar cuencas bajas llamadas playas.

Durante las escasas precipitaciones, las cuencas se llenan de agua. El agua de lluvia, al evaporarse, deja tras de sí una capa brillante de la sal disuelta en el suelo. Estos lagos salados son un rasgo común de algunos desiertos. En el Gran Lago Salado de Utah, vestigio de un antiguo mar interior alimentado por alguna entrada de agua dulce, la evaporación no es nunca completa, pero sí suficiente como para concentrar sal en el agua del lago.

Los vientos actúan como un chorro de arena sobre las piedras, formando figuras curiosas y constituyendo las dunas típicas de los desiertos arenosos, como el Sahara y varios desiertos de Norteamérica. Los montículos de arena formados por el viento pueden alcanzar alturas de más de 200 m en el Sahara y en los desiertos Arábigo e Iraní..

En aquellos lugares donde los vientos son fuertes y la arena es relativamente escasa, como en el desierto de Atacama, las dunas pueden formar figuras que se mueven continuamente a través de la superficie desértica, así como crestas longitudinales, resultado de vientos que soplan en una sola dirección, o tener figura de estrella en regiones donde el viento sopla en todas direcciones. © "Desiertos" Escrito por Emmanuel BUCHOT y Encarta

Fotos de los países europeos para visitar

Imágenes de Turquía

Turquía

Fotos Informaciones

Fotos de la República Checa

República Checa

Fotos Informaciones

imágenes de Hungría

Hungría

Fotos Informaciones

Fotos España

Fotos España

Fotos Informaciones

Fotos de Croacia

Fotos de Croacia

Fotos Informaciones

Fotos de Alemania

Alemania

Fotos Informaciones

Fotos de Portugal

Portugal

Fotos Informaciones

Imagenes de Grecia

Imagenes de Grecia

Fotos Informaciones

Fotos de Inglaterra

Inglaterra

Fotos Informaciones

imágenes de Holanda

imágenes Holanda

Fotos Informaciones

Imágenes de Dinamarca

Dinamarca

Fotos Informaciones

Fotos de países de Asia para visitar

Imaganes India

Imagenes India

Fotos Informaciones India

Imagenes Vietnam

Imagenes Vietnam

Fotos Informaciones Vietnam

Imagenes China

Imagenes China

Fotos Informaciones China

Fotos de Hong Kong

Fotos Hong Kong

Fotos Informaciones Hong Kong

Imágenes de Corea del Sur

Corea del Sur

Fotos Informaciones Corea

Imágenes de Camboya

Imágenes Camboya

Fotos Informaciones Camboya

Imágenes de Japón

Imágenes de Japón

Fotos Informaciones Japon

Imágenes de Tailandia

Imágenes Tailandia

Fotos Informaciones Tailandia

Imágenes de Taiwán

Imágenes de Taiwán

Fotos Informaciones Taiwan

Información sitio web